Cambiar a contenido.

ocwus

Secciones
Herramientas Personales
Acciones de Documento
  • Annorate
  • Make a Path
  • Send To Wiki
  • Print this page
  • Send this page to somebody
  • Content View
  • Toggle full screen
  • Add Bookmarklet

page_04

Morfología externa Volver al contenido principal

Morfología externa

Existen varias formas de dividir el cuerpo de los ácaros, pero aquí vamos a considerar aquella que considera dos regiones: gnatosoma e idiosoma (Fig. 15.2).

Aspecto general de un ácaro, mostrando las partes principales de su cuerpo

Figura 15.2. Aspecto general de un ácaro, mostrando las partes principales de su cuerpo (García Marí et al. 1994b).

El gnatosoma es una estructura compacta en forma de tubo donde se encuentran las piezas bucales, que en los ácaros y arácnidos en general se denominan quelíceros, y los palpos. La función de esta parte del cuerpo de los ácaros es sensorial y sobre todo dedicada a la manipulación e ingestión de los alimentos, algo similar a las funciones de la cabeza de los insectos.

Los quelíceros están formados por 3 segmentos en el modelo general, aunque luego se producen algunas variaciones. Sirven para tomar el alimento, en algunos casos para trocearlo, y llevarlo hasta el comienzo del tubo digestivo. Existen dos modelos generalizados de quelíceros, adaptados a la manipulación e ingestión de alimentos:

  • quelados-dentados. Es el más generalizado entre los ácaros, caracterizado por poseer tres segmentos: uno de ellos forma la base del quelícero, mientras que los otros dos forman los dos dedos de una pinza (Fig. 15.3), en muchos casos dentada, con los que sujetan y manipulan el alimento.

Aspecto del gnatosoma provisto de quelíceros quelado-dentados, en este caso de un Gamasida

Figura 15.3. Aspecto del gnatosoma provisto de quelíceros quelado-dentados, en este caso de un Gamasida. A, vista ventral del gnatosoma: BG, base del gnatosoma; Ch, quelíceros; CH, canal del hipostoma; PP palpo; B, corte transversal esquemático del mismo gnatosoma: bg, base del gnatosoma; chel, quelícero quelado-dentado; hyp, hipostoma; lab, labro; ph, faringe (García Marí et al., 1994b).

  • estiliformes. Es el otro modelo presente en muchos ácaros. Los quelíceros se han transformado en dos estiletes largos y huecos que el ácaro introduce en el tejido animal o vegetal, y en una base retráctil, llamada estilóforo. (Fig. 15.4).

Aspecto del gnatosoma provisto de quelíceros estiliformes, en este caso de un Actinedida

Figura 15.4. Aspecto del gnatosoma provisto de quelíceros estiliformes, en este caso de un Actinedida (familia de los Tetraníquidos). A, vista dorsal; B, vista transversal; C, vista frontal. ch, quelíceros o estiletes; pp, palpo; pt, peritremo; r, rostro; sf, estilóforo; sg, estigma (García Marí et al., 1994b).

Los ácaros depredadores y saprófagos suelen tener quelíceros quelado-dentados con los que sujetan y trocean al alimento. Estos quelíceros no pueden ingerir directamente el alimento, puesto que no comunican con el tubo digestivo, por lo que muchos de estos ácaros tienen además unos pequeños estiletes que atraviesan los tejidos de las presas y ayudan a llevar los líquidos alimenticios al interior del tubo digestivo. Los ácaros fitófagos suelen tener quelíceros estiliformes. Se alimentan generalmente de células epidérmicas y subepidérmicas que vacían total o parcialmente. Emplean sus estiletes para atravesar la pared celular, y luego aplican la base del rostro para absorber los fluidos que salen.

Tanto las especies con quelíceros quelado-dentados como aquellas que los tienen estiliformes inyectan previamente una saliva rica en enzimas digestivos que realiza una predigestión de alimento.

Los palpos de los ácaros son apéndices sensoriales, y en algunos casos pueden ayudar a manipular e ingerir el alimento. Están segmentados (con hasta seis segmentos) y se utilizan en taxonomia. En algunas especies de ácaros en su interior se encuentra una glándula productora de seda.

El gnatosoma se conecta con el resto del cuerpo mediante una membrana, y a veces puede retraerse dentro de una invaginación del idiosoma.

El idiosoma es el resto del cuerpo del ácaro. Tiene forma de saco, y en él se encuentran las patas y todos los órganos internos. En su superficie puede presentarse el surco seyugal, segmentación externa que mantienen algunos ácaros, entre el 2º y 3er par de patas. En algunos grupos de ácaros también tienen un par de ojos simples. Aquí se encuentran también los estigmas (generalmente un solo par), aunque hay grupos de ácaros que no presentan.

Las patas de los ácaros consta de seis segmentos: coxa, trocánter, fémur, genu, tibia y tarso, y en este último se encuentra el ambulacro o pretarso de los ácaros. De los cuatro pares de patas, el primer par de patas puede adoptar funciones sensoriales, y el ácaro las emplea para palpar y prospectar delante de él a medida que se va moviendo, de la misma manera que lo hacen las antenas de los insectos.

En la parte ventral se encuentran los orificios anal (en posición subterminal) y genital (éste normalmente entre el 4º par de patas), así como una serie de placas esclerotizadas en número y disposición variable. En la parte dorsal también puede haber algunas placas. En todo el idiosoma se encuentran gran cantidad de quetas.

Copyright 2007, Autores y Colaboradores. Cite/attribute Resource. ZAMORA, J. E. G., Zamora, J. E. G., Martínez, N. L., Guerrero, M. A., Fuentes-Guerra, J. M. U., Hernández, C. A. (2008, March 05). page_04. Retrieved October 26, 2014, from ocwus Web site: http://ocwus.us.es/produccion-vegetal/sanidad-vegetal/Sanidad_vegetal/Tema%2015_HTML/page_04.htm. Esta obra se publica bajo una licencia Creative Commons License. Creative Commons License