page_08

Clasificación de los sistemas de riego por aspersión Volver al contenido principal

Clasificación de los sistemas de riego por aspersión

Los clasificamos en función de la movilidad de los diferentes elementos del sistema ya que facilita la comprensión de su funcionamiento y puede dar idea de los gastos de inversión necesarios. Con carácter previo podemos hablar de sistemas convencionales y no convencionales (sistemas automecanizados) atendiendo a la disposición que adoptan en el campo y la utilización de maquinaria adicional o no. Así, se tendrá:

Los sistemas fijos consisten en un equipo de tuberías y aspersores que cubren completamente el área de riego y no precisan transporte durante la campaña de riegos. Pueden ser permanentes, si la red de distribución está enterrada y todo el equipo está en la parcela de riego en todo momento. Son de utilización preferente en instalaciones deportivas, jardinería, viveros, cultivos ornamentales, y aunque con menor proporción en cultivos extensivos de regadío como se muestra en la figura 9.10. También pueden ser transportables o amovibles, si al menos parte de los mismos se puede desmontar y retirar cuando acaba la campaña de riegos.

Figura 9.10. Sistema fijo permanente de riego por aspersión

Los sistemas semifijos, suelen tener fija la estación de bombeo y la red de tuberías principales, que va enterrada, de la que derivan los hidrantes donde se conectan las tuberías de alimentación y los ramales de riego, que son móviles, como se aprecia en la figura 9.11 y 9.12. Estos ramales de riego, pueden llevar acoplados directamente los aspersores o bien ir dotados de mangueras que desplazan cada uno de los aspersores (sobre patines) a una determinada distancia del ramal, permitiendo realizar varias posturas sin necesidad de cambiar la tubería de sitio. En los de tubería fija, sólo se cambian los tubos portaaspersores y los aspersores.

El proceso de transporte admite diferentes grados de mecanización desde el completamente manual hasta los mecanizados. En última instancia se puede transportar solamente los aspersores de una parcela a otra y en ese caso se tendría un sistema de cobertura total.

Figura 9.11. Sistema semifijo de riego por aspersión

Figura 9.12. Sistema semifijo de aspersión, regando remolacha

Los sistemas móviles, la totalidad de la red de distribución se puede desplazar de una posición a otra, incluso puede darse el caso de ser móvil el grupo de elevación, generalmente accionado por un motor de un tractor (figura 9.13). En estos casos reviste especial importancia la resistencia mecánica de los materiales empleados.

Figura 9.13. Sistema móvil de riego por aspersión. Grupo de elevación

Dentro de los sistemas no convencionales, también llamados sistemas automecánicos, podemos distinguir los sistemas pivotantes, que consisten en una tubería sustentada por una serie de torres autopropulsadas que describen un movimiento circular alrededor de un hidrante central fijo. El sistema se autorregula para mantener la alimentación y la velocidad angular en las condiciones prefijadas.

En los sistemas de desplazamiento lateral las torres autopropulsadas describen un movimiento rectilíneo y cubre una parcela rectangular desde un extremo al otro. En este caso es frecuente que el suministro de agua se realice desde un canal o tubería flexible y se eleve mediante un grupo accionado desde un tractor.

Se conocen una gran cantidad de máquinas regadoras, más o menos automatizadas, entre las que cabe destacar los bastidores con tuberías de aspersión y los caños autopropulsados. En el apartado 8 de este tema describiremos aspectos más detallados de las máquinas de aspersión.

Para la elección del sistema hay que tener en cuenta los condicionamientos relativos a: los cultivos, el suelo, la forma, dimensiones y topografía de la parcela, disponibilidades de mano de obra y el análisis económico de la inversión:

  • La tendencia actual es hacia los sistemas de baja presión, que permitan el riego nocturno y sean de fácil manejo y automatización. En este sentido uno de los sistemas más interesantes son los pivotes o pívot, cuyas principales limitaciones son los suelos con baja capacidad de infiltración y la excesiva diversificación de los cultivos bajo un mismo equipo.
  • En parcelas pequeñas o de forma irregular se adaptan mejor los sistemas fijos que los de ramales móviles. Los que son permanentes necesitan de menos mano de obra y permiten el paso de maquinaria., pero requieren cuidados en las labores de preparación del suelo, recolección, etc,. para no dañar los tubos portaaspersores.
  • Los sistemas semifijos se están usando cada vez menos, porque requieren más mano de obra, son más incómodos de manejo y no son útiles para cultivos de porte alto como el maíz a pesar de ser los que requieren menor inversión.
  • Los laterales de avance frontal, son muy adecuados para parcelas rectangulares de gran longitud, consiguiendo una alta uniformidad de riego con baja presión, pero requieren mayor inversión que los pivotes y tienen un manejo más complicado.

Las alas sobre carro son interesantes por su movilidad y adecuación a diferentes condiciones de parcelas y cultivos y están sustituyendo en buena medida a los aspersores gigantes.

Citation: (course_default). (2008, August 05). page_08. Retrieved August 23, 2014, from ocwus Web site: http://ocwus.us.es/ingenieria-agroforestal/hidraulica-y-riegos/temario/Tema%209.%20Riego%20por%20asersion/page_08.htm.
Copyright 2007, Autores y Colaboradores. Esta obra se publica bajo una licencia Creative Commons License. Creative Commons License