Cambiar a contenido.

ocwus

Secciones
Herramientas Personales
Inicio » Estomatología » Cirugía Bucal » cirugia_bucal » tema-9 » page_01
Acciones de Documento
  • Annorate
  • Make a Path
  • Send To Wiki
  • Print this page
  • Send this page to somebody
  • Content View
  • Toggle full screen
  • Add Bookmarklet

page_01

Técnicas Anestésicas Tronculares de Uso en Maxilar Inferior Volver al contenido principal

Tabla de contenidos

  1. Técnicas Anestésicas Tronculares de Uso en Maxilar Inferior
  2. Técnicas Anestésicas: Anestesia General

Técnicas Anestésicas Tronculares de Uso en Maxilar Inferior

Por las peculiaridades anatómicas del hueso mandibular son fundamentales aquí las técnicas tronculares, aunque también se utilizan las infiltratívas en determinados zonas. Por ello es objetivo fundamental de la práctica el adiestrarse especialmente en la técnica troncular del dentario inferior, que entraña mayor dificultad que las infiltrativas, y que es práctica cotidiana en el ejercicio de la Cirugia Bucal. Las técnicas que se comentarán son las que siguen.

NERVIO DENTARIO INFERIOR

Anatomía aplicada: Se practica a nivel del orificio del conducto dentario inferior, situado' en la cara interna de la rama ascendente de la mandíbula. Este orificio tiene forma triangular y su borde anterior tiene forma de lingula y se conoce como espina de Spix. Se encuentra situado a unos 10 mm. por encima del plano oclusal de molares y a 18 mm. del borde anterior de dicha rama. Las referencias anatómicas a considerar de fuera a dentro son:

- El borde anterior del músculo masetero.

- El borde anterior de la rama de la mandíbula (filo óseo). El trígono retromolar (zona blanda depresible).

- Ligamento pterigomandibular (banda fibrosa que se tensa ai abrir la boca).

Con su bloqueo se anestesian todas las estructuras óseas y dentarias, periostio y mucosa de la hemimandíbula, excepto la mucosa vestibular de los molares (inervada por el n. bucal) y la mucosa lingual (inervada por el n. lingual).

Técnica: En esta práctica se describirá la técnica intrabucal directa, por ser la más sencilla y utilizada. Existen descritas técnicas indirectas, pero no son de elección por implicar desplazamientos de la aguja con el consiguiente trauma para los tejidos y por la posibilidad de fractura de la aguja, además de ser de ejecución más engorrosa.

Para realizar la técnica directa se coloca al paciente con la cabeza en ligera hiperextensión, la boca en máxima apertura y el plano ociusal mandibular paralelo al suelo. El profesional se sitúa a la derecha y delante del paciente. Realizaremos los siguientes tiempos:

1. Localización del punto exacto de la punción. Se obtiene por la intersección de los planos horizontal y vertical.

El plano vertical o altura se obtiene colocando el dedo indice de la mano izquierda apoyando su cara externa o radial sobre el plano oclusal inferior de molares, de modo que el pulpejo contacte con el trígono retromolar Y la uña mire hacia la lengua. La altura de la inyección la marca una línea imaginaria que, dividiendo la uña en dos mitades, continuara en la dirección del dedo hacia delante. Esta maniobra corresponde al lado derecho; en el lado izquierdo el dedo indice se apoya en el plano oclusal por su cara interna o cubital. En el desdentado se coloca el dedo sobre la cresta alveolar y se punciona en la parte superior de la uña; en los niños se punciona en la parte más declive de la uña.

El punto de punción en el plano horizontal viene dado por el ligamento pterigomandibular, que se tensa al abrir la boca, de forma que justo por fuera y delante del ligamento se forma una depresión que será el lugar de punción a la altura antes mencionada.

2. Colocación de la jeringa. La jeringa, y por tanto la aguja, se colocarán siguiendo una línea imaginaria que va desde la cara oclusal de los premolares inferiores del lado contrario hasta el punto identificado en el plano vertical. En ramas muy inclinadas hacia atrás y afuera es necesario apoyar la jeringa en los molares contralaterales.

3. Punción Y penetración de la aguja. Tras la punción se va penetrando unos 2 cm. hasta tocar hueso, el cual, si hemos realizado correctamente la maniobra, corresponderá a los alrededores del orificio. Entonces retiramos 1 mm. la aguja, aspiramos e inyectamos lentamente el anestésico.

4. Confirmación de la eficacia de la anestesia. A partir de los dos minutos el paciente debe comenzar a sentir los efectos de la anestesia, notando sensación de hormigueo o acorchamiento y falta de sensibilidad en el hemilabio correspondiente, abarcando hasta la región mentoniana. Esta sensación se acompaña habitualmente de hormigueo en la punta y borde homolateral de la lengua, pues al anestesiar el dentario se bloquea en la mayor parte de los casos el nervio lingua!. Se debe preguntar al paciente por estos sintomas antes de realizar ninguna intervención, de forma que si en diez minutos no tiene las sensaciones descritas consideraremos que ha fracasado la técnica y deberemos repetirla.

Precauciones: Los fracasos suelen deberse a una mala técnica, de ahí la importancia de aprenderla correctamente. Debemos evitar la inyección en parótida que provoca la aparición de una parálisis facial pasajera, la punción muscular -pterigoideo interno o temporal- con aparición de trismus y dolor postoperatorio, o la inyección en el espacio parafaringeo.

NERVIO MENTONIANO

Anatomía aplicada: La técnica se realiza a nivel del agujero mentoniano, una vez que el dentario inferior se ha dividido en el nervio mentoniano -que emerge por dicho orificio- y el nervio incisivo. Se obtiene anestesia de mucosa y piel de labio y mentón (nervio mentoniano), de incisivos y caninos (nervio incisivo) y de los premolares (por difusión intraconducto hasta el dentario). El agujero mentoniano se encuentra habitualmente a la altura del ápice del segundo premolar o entre los ápices del primer y segundo premolares.

Técnica: No es una técnica que se use habitualmente, pues se prefiere el dentario o la infiltración en fondo vestibular. Para anestesiarlo se separa el labio y con la boca semicerrada se punciona a la mitad de distancia entre el margen gingival y la basal mandibular. Dado que el conducto se dirige de dentro a fuera, de delante atrás y de abajo arriba, la aguja se dirigirá en sentido contrario a éste, es decir, de fuera a dentro, de atrás a delante y de arriba abajo. Se depositan primero unas gotas de anestésico, se espera su efecto y luego se penetra un poco en el conducto (4-5 mm).

Precauciones: La sensación de acorchamiento del labio es la primera en aparecer, pero no indica obligatoriamente que estén anestesiados los incisivos o premolares. Recordar que existe inervación cruzada en el sector anterior.

NERVIO LlNGUAL

Anatomia aplicada: Recoge la sensibilidad de la mucosa y encía de la cara interna del maxilar inferior, suelo de la boca y dos tercios anteriores de la lengua. Desciende justo por delante del n. dentario inferior, localizándose entre el borde anterior del pterigoideo interno y la cara interna rnandibular, y continúa hacia abajo y adelante, colocándose en dicha cara interna a la altura del cordal, desde donde se dirige hacia el suelo de boca.

Técnica: Normalmente se anestesia al bloquear el nervio dentario inferior por difusión del anestésico, por lo que sólo se anestesiará específicamente cuando esta difusión fracase o si la intervención sólo precisa la anestesia del n. lingual. En tales casos se puede obtener por varios métodos:

1. Cuando a la vez que anestesiamos el dentario queremos bloquear más eficazmente el lingual, podemos hacerlo al retirar la aguja 1 cm., tras inyectar en la espina de Spix, colocando la jeringa de manera que quede paralela a la cara vestibular de los rnolares e inyectando por dentro de la línea oblicua interna.

2. Infiltrando subrnucosamente unos milimetros por debajo y detrás de la cara lingual del cordal inferior, si está erupcionado, o de su teórica ubicación cuando falta.

3. Infiltrando la encía lingual justo por distal de la zona a intervenir.

Precauciones: Es suficiente con depositar 0,5 mI., y debe tenerse cuidado por la posibilidad de inducir procesos infecciosos en suelo de boca.

NERVIO BUCAL

Anatomía aplicada: Se le puede localizar a la altura del borde anterior del masetero, a la altura oclusal del cordal, desde donde se dirige hacia el vestíbulo de los molares. Su bloqueo afecta a la mucosa y periostio de la región vestibular de los molares inferiores. Normalmente se anestesia como complemento del dentario para exodoncia de los molares inferiores.

Técnica: Lo más frecuente es bloquearlo con técnica infiltrativa en fondo de vestíbulo del diente o zona a tratar, anestesiando lo que queda por delante del punto de inyección. También puede hacerse por delante del borde anterior de la rama ascendente, puncionando en el trígono retromolar. Otra alternativa es puncionar en la mejilla 1 cm. por detrás y debajo del conducto de Stenon, deslizando la aguja buscando el borde anterior de la rama.

Precauciones: En cualquiera de las técnicas es suficiente con 0,5 mI., debiendo evitarse las infiltraciones vestibulares en presencia de procesos infecciosos.

Copyright 2007, Autores y Colaboradores. Cite/attribute Resource. Pérez, J. L. G., Perez, J. L. G., Lagares, D. T., Calderón, M. G., Romero, D. G., Fernández, L. C., González, E. A. (2008, March 11). page_01. Retrieved January 20, 2020, from ocwus Web site: http://ocwus.us.es/estomatologia/cirugia-bucal/cirugia_bucal/tema-9/page_01.htm. Esta obra se publica bajo una licencia Creative Commons License. Creative Commons License