Cambiar a contenido.

ocwus

Secciones
Herramientas Personales
Inicio » Estomatología » Cirugía Bucal » cirugia_bucal » tema-39 » page_02
Acciones de Documento
  • Annorate
  • Make a Path
  • Send To Wiki
  • Print this page
  • Send this page to somebody
  • Content View
  • Toggle full screen
  • Add Bookmarklet

page_02

Concepto de Osteointegración Volver al contenido principal

Concepto de Osteointegración

En 1985 Branemark definió la Osteointegración, como "una conexión directa estructural y funcional entre el hueso vivo y la superficie de un implante sometido a carga funcional".

Sin embargo con el paso de los años se ha ido relativizando el dogma rígido de la osteointegración, de forma que en el momento presente, se someten a debate algunos de sus postulados básicos como la necesidad de respetar un periodo de reposo y aislamiento de las fijaciones para conseguir la Osteointegración.

Para cumplir su objetivo rehabilitador, los implantes dentales deben lograr con éxito su incorporación biológica a dos ecosistemas claramente diferentes: uno intraóseo (aséptico), y otro extraóseo (séptico y sujeto a todas las contingencias que acontecen en la cavidad bucal). En términos clínicos, podemos decir que los implantes dentales deben superar con éxito las dos siguientes exigencias biológicas:

  • La colonización del implante por gérmenes bucales y las potenciales infecciones desarrolladas en torno al mismo.
  • Soportar y transmitir las fuerzas masticatorias sin inducir reabsorción ósea inflamatoria ni proliferación fibrosa sustitutiva en el hueso circundante.

Sin embargo, la Osteointegración en los términos formulados por Branemark, ha sido conceptualmente sometida a debate. La posibilidad de una retención fibro-osea (basada en interposición de tejido conjuntivo rico en fibras de colágeno), ha creado controversias con el criterio estricto de Osteointegración. Pero además, Meffert definió la retención estable y predecible del implante en el hueso con el término de "Biointegración". Por tanto, todo esto nos llevaría a pensar en la posibilidad de dos formas de anclaje de los implantes: mecánica y bioactiva.

La retención mecánica se lograría en implantes de superficie metálica (como el titanio) y se establece en base a la morfología de esta superficie (irregular, con ranuras, agujeros, etc); Así el concepto de "Osteointegración" de Branemark sería un exponente de retención mecánica.

La retención biológica requeriría la presencia de materiales bioactivos en la superficie periférica del implante, responsable de una interacción química con el hueso, de forma parecida a como se anquilosa un diente natural. Su mejor exponente son los implantes recubiertos de hidroxiapatita.

La colocación endoósea del implante requiere la perforación del maxilar en el que se aloja. Por ello, y como condición previa indispensable, el tejido óseo debe responder positivamente a la ostectomía y cicatrizar de forma adecuada. Para ello es imprescindible el control de la temperatura del hueso durante su perforación, lo que requiere bajas velocidades en el dispositivo de rotación, brocas bien afiladas en buen estado y abundante refrigeración mediante irrigación.

El emplazamiento del implante requiere la disposición previa de un lecho receptor para el mismo en el hueso maxilar. El estudio de las características del hueso disponible, tanto en sus propiedades volumétricas como en su calidad, es crítico en la planificación del tratamiento con implantes. Así podríamos resumir las fases de la cicatrización osea:

  1. Preparación del lecho por medio de fresas con aumento progresivo del diámetro, con generación mínima de calor (<47ºC) por medio de abundante refrigeración. Inserción del implante con inmovilidad inmediata inicia
  1. Formación del coágulo inicial, seguida de respuesta inflamatoria con proliferación y diferenciación de numerosos fagocitos y células mesenquimatosas no diferenciadas provenientes del periostio adyacente.
  1. Tras la inserción del implante una delgada capa de hueso (0,5 mm) sufre necrosis a consecuencia del proceso, que el organismo debe restituir a medida que procede la osteointegración
  1. Las células osteoblásticas recién diferenciadas procedentes del periostio adyacente sintetizan una matriz de hueso poroso que proporciona un primer contacto óseo con la superficie de óxido
  1. Comienza una fase de remodelación en la cual las células osteoblásticas derivadas de la hematopoyesis forman conos cortantes que eliminarán la matriz porosa establecida (40 µm/día).
  1. Después un frente osteogénico de diferenciación ósea laminar en el que osteoblastos recién diferenciados depositan un sistema de hueso haversiano maduro
Copyright 2007, Autores y Colaboradores. Cite/attribute Resource. Pérez, J. L. G., Perez, J. L. G., Lagares, D. T., Calderón, M. G., Romero, D. G., Fernández, L. C., González, E. A. (2008, March 11). page_02. Retrieved December 09, 2019, from ocwus Web site: http://ocwus.us.es/estomatologia/cirugia-bucal/cirugia_bucal/tema-39/page_02.htm. Esta obra se publica bajo una licencia Creative Commons License. Creative Commons License