Cambiar a contenido.

ocwus

Secciones
Herramientas Personales
Inicio » Estomatología » Cirugía Bucal » cirugia_bucal » tema-22 » page_03
Acciones de Documento
  • Annorate
  • Make a Path
  • Send To Wiki
  • Print this page
  • Send this page to somebody
  • Content View
  • Toggle full screen
  • Add Bookmarklet

page_03

Conducta del Odontólogo Volver al contenido principal

Conducta del Odontólogo

Una vez terminada la extracción dentaria convencional deberemos realizar:

  1. Reconstrucción y observación del diente, para asegurarnos que se ha efectuado la exodoncia completa. En caso de duda, se hace una radiografía periapical.
  1. Revisión del alvéolo, y legrado en todas sus paredes y especialmente en la zona apical, con el fin de verificar que no se deja un granuloma o restos de un tejido patológico. Si existe material suficiente o sospechoso, se remite al anatomopatólogo para su estudio histológico.
  1. Estudiar el estado de las paredes óseas con el objeto de comprobar fracturas de las corticales. Si existe alguna espícula, esquirla o fragmento suelto, debe eliminarse con la pinza gubia, y si las corticales están luxadas pero adheridas al periostio, realizaremos compresión digital. Los fragmentos del septo óseo interradicular deben ser eliminados con la cureta o cucharilla, o incluso en ocasiones con la ayuda de la gubia, a fin de evitar que se produzca un secuestro o una alveolitis seca.
  1. Inspección de las partes blandas, y solucionar las posibles lesiones que, de forma normalmente iatrogénica, existan en la encía adherida, la mucosa libre, etc.
  1. Constatar que existe un sangrado fisiológico y que se produce la formación de un coágulo normal. En caso de no observar un correcto sangrado, se estimula ligeramente el alvéolo con la cureta, o con la introducción y el roce de las paredes con la punta de una gasa. En caso contrario, se aplicarán las medidas corrientes de hemostasia, dependiendo de la causa de la hemorragia:
    1. Lesión de un vaso sanguíneo: coagulación con bisturí eléctrico o ligadura con seda o con sutura reabsorbible.
    2. Lesión o sangrado óseo: eliminar un posible fragmento óseo suelto, o colocar cera de hueso en la zona ósea sangrante.
    3. Sangrado en sábana del alvéolo: aplicación y empaquetamiento en el alvéolo de gasa hemostática reabsorbible (colágeno texturado, gelatina, etc.).
    4. En ocasiones en las partes blandas existe un pequeño vaso sangrante que se evidencia una vez desaparecida la acción vasoconstrictora de la anestesia local. En estos casos se coagula o liga el vaso, o al colocar la sutura, se hace la hemostasia de toda la zona.
  1. Sutura de las partes blandas (encía adherida) sobre el alvéolo. De esta forma los bordes gingivales se aproximan todo lo posible, protegiendo así el alvéolo y permitiendo la organización del coágulo. Los puntos se retiran a los 5-7 días. Normalmente no se debe esperar más ya que el hilo de sutura puede convertirse en un material irritante provocando hipertrofias del tejido gingival.
  1. Se coloca una gasa sobre el alvéolo, y se invita al paciente a morder sobre ella. Debe permanecer en ese lugar una o dos horas, tiempo necesario para la formación del coágulo.
  1. Prescribir la medicación adecuada al caso, normalmente analgésicos y antiinflamatorios no esteroideos, y entregar por escrito todas las normas y recomendaciones que debe seguir el paciente. Los pacientes que se aparten de la normalidad porque su estado general está comprometido, deben ser tratados conjuntamente entre el odontólogo y el médico de familia, actuando en cada caso de la forma más conveniente, e indicando los medicamentos pertinentes.
Copyright 2007, Autores y Colaboradores. Cite/attribute Resource. Pérez, J. L. G., Perez, J. L. G., Lagares, D. T., Calderón, M. G., Romero, D. G., Fernández, L. C., González, E. A. (2008, March 11). page_03. Retrieved December 08, 2019, from ocwus Web site: http://ocwus.us.es/estomatologia/cirugia-bucal/cirugia_bucal/tema-22/page_03.htm. Esta obra se publica bajo una licencia Creative Commons License. Creative Commons License